Transparencia

El momento decisivo y cuando se te acaba la película…las primeras dos fotos de este post, son parte de esta situación. La tercera, la edición.

Si bien Cartier-Bresson odiaba que le editaran sus imágenes -muchas de las publicaciones en revistas finalmente lo hicieron con sus fotografías-, es cierto que a veces un reencuadre puede mejorar considerablemente una imagen. Los editores los saben muy bien. Algunos puristas encontrarán esto como un sacrilegio, un engaño, un trucaje, pero se ha hecho desde los inicios de este invento, y sin embargo, pareciera que ahora es pecado… yo, confieso que he pecado y no siento culpa.

Peor. Resulta que como comentaba en el post anterior, ahora es posible mejorar aún más las tomas de los negativos digitalizados con los nuevos software y acercarse a lo que esos negativos capturaron ¿es esto otro pecado? El cuarto oscuro es también un software muy potente. Puedes interpretar el negativo a tu antojo, reencuadrar, iluminar, sombrear…

La finalidad que tiene una imagen define la edición y por con siguiente su intención. Si es presentada al World Press Photo tendrá que respetar las nuevas y estrictas reglas del concurso, pero sigo pensando que la interpretación de la imagen no solo está en la toma, sino en la edición, no menos importante a la hora de comunicar una idea. Aspectos éticos ya son otra historia y tiene que ver con alterar lo representado con un objetivo más bien propagandístico o publicitario -por ejemplo-, haciéndolo pasar por documental. El tema es complejo de analizar si se añadan aspectos éticos.

Las dos primeras imágenes corresponden al negativo completo. Fueron tomadas en la Habana Vieja, en un mural cuyos andamios para su pintando estaban siendo desarmados. La segunda fotografía es la última del negativo y quedó cortada en el extremo derecho.

Mostrar esto es como revelarse uno mismo…como transparentar lo que uno hace, una especie de radiografía o escáner dónde te muestras tal cual eres. Es la parte íntima del fotógrafo que hoy muestro por primera y quizás última vez.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *